quebrantahuesos fcq

NOTICIAS


3/10/09

La Diputación de Gipuzkoa no comparte el criterio de la UE de depositar reses muertas para buitres.

La Diputación de Gipuzkoa y la UE no comparten los mismos criterios sobre la conveniencia de dejar animales muertos que sirvan de alimento a los buitres. Mientras la institución foral se muestra contraria a que se depositen reses sin vida en el monte, el organismo comunitario ha dado luz verdea un nuevo reglamento, que establece una excepción a la actual prohibición de abandonar cabezas de ganado y que constituyen la base de la alimentación de las aves carroñeras. La crisis de las vacas locas llevó en 2002 a la Comisión Europea a aprobar el reglamento 1774/2002, que regulaba el destino de los subproductos animales no dirigidos al consumo humano, entre ellos, los restos de ganado muerto. Esta nueva norma supuso un cambio en la gestión ganadera, ya que obligaba a recoger e incinerar los restos de ganado que mueren tanto de forma natural como por accidente o enfermedad, lo que poco a poco trajo consigo una disminución del alimento para las aves necrófagas, según explica a Efe Ana Íñigo, de SEO/BirdLife. Esta prohibición ha tenido una incidencia especial en España, que concentra aproximadamente el 90% de las aves carroñeras de toda la UE. Entre los efectos de la escasez de comida destacan la disminución de la productividad observada en poblaciones donde se hace un seguimiento, la desaparición de colonias nidificantes y cambios en el comportamiento de las aves, entre ellas la osadía de atacar a especies vivas. En Gipuzkoa, la falta de alimento ha hecho que algunas cabezas de ganado ovino y ejemplares recién nacidos de las cabañas de bovino y caballar hayan sufrido algunos ataques de buitres. Se trata de un comportamiento cada vez más extendido que, según biólogos consultados, se debe a la cada vez mayor escasez de comida que esta especie carroñera encuentra en espacios libres. «La falta de alimento les ha hecho más osadas», afirman. La situación en la que se encontraba la especie llevó a SEO/BirdLife a promover una campaña que perseguía la modificación del reglamento que obligaba a recoger a los animales y, junto a las presiones de otros grupos e incluso de la ex ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona, consiguieron ser oídos en Europa. El nuevo reglamento, aprobado en el Pleno del Parlamento Europeo en mayo y a la espera de ser publicado, contempla una serie de excepciones para la alimentación de las aves necrófagas. Su entrada en vigor, una vez que los países comunitarios adapten el reglamento a sus propias normativas, permitirá que, bajo determinadas condiciones, puedan abandonarse en la naturaleza animales muertos, siempre en zonas con importante concentración de carroñeras. A falta de conocer las condiciones concretas de la norma, la Diputación de Gipuzkoa no es partidaria de que los animales muertos se abandonen en el monte. Fuentes del Departamento de Medio Natural señalan que «es de gran interés» que el ganado que muera en zonas de montaña de difícil acceso permanezca en el monte y sirva de alimento a los buitres, «tal como ha ocurrido tradicionalmente sin ocasionar desequilibrios en la población». No obstante, desde la institución foral estiman que «no es conveniente» la instalación de comederos o muladares, donde se alimenten a estas aves o se depositen animales en el campo. Consideran que se debe mantener el servicio existente de recogida de ganado muerto, «que evite que restos de animales permanezcan en zonas cercanas a núcleos habitados, donde la imagen de los buitres comiendo carroña es más impactante», aseguran El departamento sostiene además que «en Gipuzkoa no ha habido una tradición de uso de muladares, entendidos como lugares donde se concentraban los animales muertos procedentes de la actividad ganadera». Los conservacionistas, sin embargo, consideran que la puesta en marcha de nuevo de esta práctica tradicional no solo permitirá que los carroñeros vuelvan a disponer de comida, sino que tendrá beneficios para el medio ambiente, ya que evitará contaminación al no tener que transportar los animales, además del riesgo de enfermedades bacterianas que ello conlleva. «Cualquier animal muerto en el campo donde hay carroñeras desaparece en cuestión de horas», por lo que es la forma más ecológica de alimentar a las aves necrófagas, aseguran los ecologistas. Los conservacionistas señalan también que la presión que ha sufrido la especie en los últimos años ha mermado las poblaciones, aunque no ha sido ésta la situación en Gipuzkoa. En el refugio de rapaces de Montejo (Hoces de Riaza, en Segovia) que gestiona WWF, se ha pasado de valores de productividad de la colonia superiores al 50% a un 35% en los últimos tres o cuatro años. Además, han aparecido buitres en países como Bélgica, Holanda o Alemania procedentes de España, lo que indica que están realizando desplazamientos mucho más largos de lo habitual. Situación en Guipúzcoa En Gipuzkoa, las poblaciones de buitres se encontraban en los años 80 prácticamente extinguidas, según afirma la Diputación, debido a la «falta de respeto hacia esta especie al igual que a otras consideradas como dañinas», señalan desde la institución foral. Sin embargo, en las últimas décadas, la población nidificante de buitres en el territorio guipuzcoano se ha ido recuperando paulatinamente y ha ido ocupando zonas de roquedo. En el último censo realizado en Gipuzkoa en 2008 se contabilizaron un total de 178 parejas reproductoras. Se estima que la población total es de entre 500 y 550 individuos. Estos datos evidencian un aumento de la población respecto a censos anteriores, incremento que a lo largo de estos años se considera «continuo pero moderado». Las principales colonias de cría se sitúan principalmente en Peñas de Aya, el entorno de Aralar y Aizgorri-Aratz. No obstante, la Diputación reconoce que muchos de los ejemplares que se ven en Gipuzkoa provienen de otros territorios. «Los buitres son aves capaces de recorrer diariamente grandes distancias. De hecho, su estrategia para buscar alimento se basa en esa capacidad. Sus territorios de campeo son muy grandes. Gipuzkoa es un espacio pequeño, de algo menos de 2.000 hectáreas, por lo que muchos de los buitres que se observan corresponden, sin duda, a ejemplares que crían en otros territorios. En este sentido hemos de señalar que en zonas próximas como Navarra el número de buitres es muy superior al existente en Gipuzkoa». Según estudios realizados, los buitres más amenazados no son tanto los leonados, de los que hay 24.680 parejas en España, sin otras especies como el alimoche (1.500 parejas censadas en 2008), el buitre negro (1.800) o el milano real, un carroñero facultativo de los que había unas 2.000 parejas en 2004. Fuente: Diario Vasco (28-9-2009).

  Observación de quebrantahuesos ¡Colabora en la conservación del Quebrantahuesos comprando la Mascota Oficial! Haz click aquí.  
Campaña para incentivar el consumo de carne Raza Pirenaica. Proyecto Piloto Zona Infantil
Conoce la naturaleza pirenaica Varcriq - vigilancia de areas criticas de quebrantahuesos Zona Infantil
Marcha Cicloturista Quebrantahuesos
 

Asociación de Fundaciones Privadas de Conservación de la Naturaleza.

Las fundaciones para la conservación de la naturaleza son una herramienta esencial para protección de la biodiversidad y la participación social


La Asociación de Fundaciones Privadas de Conservación de la Naturaleza (AFN), constituida en febrero de 2012, nace de la necesidad de defender la especificidad de las fundaciones conservacionistas de base privada, animándonos a trabajar en red para compartir experiencias, y de tener una representación unificada ante las administraciones públicas y otros operadores.

Agrupa a un total de 16 entidades que se reparten por la distinta geografía española y abarcan numerosas áreas de actuación en materia de conservación de la naturaleza.

Son entidades privadas de interés general que cumplen un papel determinante en la sociedad. En nuestro país, las fundaciones de conservación y ambientales son actores esenciales en la protección del medio ambiente, canalizando fondos, tanto públicos como privados, que contribuyen a facilitar el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, tal como contempla nuestra Constitución.

En este sentido, colaboran con los poderes públicos para velar por la utilización racional de todos los recursos naturales con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medio ambiente.

Los principales fines de la AFN son los siguientes: - Representar y defender los intereses colectivos de las fundaciones de conservación de la naturaleza. - Fortalecer la colaboración entre las fundaciones asociadas de cara a lograr una mayor eficacia en las actividades de conservación. - Defender la participación de la sociedad civil y en concreto de las fundaciones, en la formulación, seguimiento y ejecución de las estrategias y las medidas de conservación.



CERRAR
© Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta Web sin autorización de los autores. FCQ© 2010
Fotografías: Francisco Márquez y F.C.Q · Traducciones: Elisabeht Porthaine (Fundación Lammergier Fonds)

Diseñado por JFactory