quebrantahuesos fcq

NOTICIAS


25/12/14

El Quebrantahuesos regresa a la región.

Ver a un quebrantahuesos es algo excepcional. Con una población de solo 130 parejas confinadas a Pirineos, ver al mítico necrófago es excepcional incluso en aquellas montañas. Su visión está reservada a avezados naturalistas y ornitólogos, teniendo que contentarse el resto de los mortales a verlo en fotos o documentales. Ver volar, por tanto, al mítico comedor de huesos sobre el madrileño valle de Lozoya, sólo puede catalogarse como un milagro. El pasado 21 de diciembre de 2014, ha sido observado un quebrantahuesos sobrevolando los Montes Carpetanos, a la altura del pico del Nevero, montaña situada entre el madrileño Valle del Lozoya y Segovia. El vídeo que acompaña esta noticia muestra las evoluciones del ejemplar. Hubo un tiempo que cada pueblo de España tenía su pareja de quebrantahuesos. O casi. Considerados como alimañas, fueron exterminados quedando en los 70 en el límite de la extinción. La Sierra de Guadarrama no fue excepción y pasó de tener entre su fauna al llamativo buitre, a verlo desaparecer. Abundan las citas de naturalistas que a lo largo del siglo XIX vieron a la rapaz por los cielos del Guadarrama. En 1879, por ejemplo, así lo refiere el naturalista Reinaldo Brehem, quien lo descubre en Pinares Llanos (un territorio lamentablemente excluido de los límites del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama), detectando su nido en los roquedos de Peña Blanca, hoy apreciado lugar para la escalada. Por aquellas fechas el insigne ingeniero de montes y precursor del conservacionismo Joaquín María de Castellarnau descubrió un quebrantahuesos volando sobre los montes de Valsaín. El último quebrantahuesos de la sierra madrileña fue abatido el 13 de septiembre de 1943 en La Torrecilla, risco emblemático cercano a San Lorenzo del Escorial, donde las últimas temporadas han vuelto a nidificar buitres leonados. En la actualidad la población de quebrantahuesos está confinada a la cadena pirenaica, especialmente al sector aragonés, aunque su población se expande tímidamente hacia Navarra, Cataluña y Francia. En un ambicioso proyecto recuperador de la especie se han soltado ejemplares en las montañas de Andalucía y en Picos de Europa. Según señalan desde la Reserva Biológica del Cerro de Lozoya, puede tratase un ejemplar procedente de estas sueltas controladas. Podría ser una hembra que fue soltada en la sierra granadina del Castril en 2013. Como todos los animales reintroducidos, tiene nombre, se trata de Estela, joven divagante de uno o dos años de edad y que el pasado mes de noviembre fue localizada volando por la Sierra de Gredos. La zona del Guadarrama donde ha sido detectado es de las que presenta menor afluencia humana. Considerado en peligro de extinción, el quebrantahuesos está clasificado entre los buitres. Su nombre científico Gypaetus barbatus, buitre barbado, define su característico penacho de plumas bajo el pico, antes que su singular régimen alimenticio que le ha dado su nombre común y por el que es universalmente conocido. Especializado en extremo, el quebrantahuesos se alimenta de los huesos que los demás buitres abandonan en las carroñas. Su singular comportamiento de arrojarlos contra las rocas para acceder al nutricio tuétano, ha sido sobradamente documentado. Con una envergadura que puede sobrepasar los 2,80 metros es una de las aves más grandes que existe. Su peso alcanza 7 kilos y no presenta dimorfismo sexual. Es decir, machos y hembras son iguales. Confinado a los espacios montañosos, busca en paredes, cárcavas y acantilados lugares seguros para nidificar. Cuando abandonan el nido paterno, los ejemplares juveniles muestran hábitos nómadas y emprenden una larga fase de dispersión, en la que pueden desplazarse miles de kilómetros del lugar de nacimiento, aunque es habitual su regreso al mismo. Esta comportamiento condiciona que el aumento de su área de distribución sea especialmente lento. Las principales amenazas de la especie en la actualidad, aparte de lo exiguo de su población, es la escasez en la disponibilidad de alimento y la presión humana, expresada en uso de veneno, contaminación por plomo y disparos. Fuente: el Mundo (23-12-2014).

  Observación de quebrantahuesos ¡Colabora en la conservación del Quebrantahuesos comprando la Mascota Oficial! Haz click aquí.  
Campaña para incentivar el consumo de carne Raza Pirenaica. Proyecto Piloto Zona Infantil
Conoce la naturaleza pirenaica Varcriq - vigilancia de areas criticas de quebrantahuesos Zona Infantil
Marcha Cicloturista Quebrantahuesos
 

Asociación de Fundaciones Privadas de Conservación de la Naturaleza.

Las fundaciones para la conservación de la naturaleza son una herramienta esencial para protección de la biodiversidad y la participación social


La Asociación de Fundaciones Privadas de Conservación de la Naturaleza (AFN), constituida en febrero de 2012, nace de la necesidad de defender la especificidad de las fundaciones conservacionistas de base privada, animándonos a trabajar en red para compartir experiencias, y de tener una representación unificada ante las administraciones públicas y otros operadores.

Agrupa a un total de 16 entidades que se reparten por la distinta geografía española y abarcan numerosas áreas de actuación en materia de conservación de la naturaleza.

Son entidades privadas de interés general que cumplen un papel determinante en la sociedad. En nuestro país, las fundaciones de conservación y ambientales son actores esenciales en la protección del medio ambiente, canalizando fondos, tanto públicos como privados, que contribuyen a facilitar el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, tal como contempla nuestra Constitución.

En este sentido, colaboran con los poderes públicos para velar por la utilización racional de todos los recursos naturales con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medio ambiente.

Los principales fines de la AFN son los siguientes: - Representar y defender los intereses colectivos de las fundaciones de conservación de la naturaleza. - Fortalecer la colaboración entre las fundaciones asociadas de cara a lograr una mayor eficacia en las actividades de conservación. - Defender la participación de la sociedad civil y en concreto de las fundaciones, en la formulación, seguimiento y ejecución de las estrategias y las medidas de conservación.



CERRAR
© Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta Web sin autorización de los autores. FCQ© 2010
Fotografías: Francisco Márquez y F.C.Q · Traducciones: Elisabeht Porthaine (Fundación Lammergier Fonds)

Diseñado por JFactory